La vida es el primer derecho y sin eso no hay nada

Todo individuo tiene derecho a la vida“. Esta frase es nada menos que de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un documento firmado en Naciones Unidas en 1948, al final de una Guerra Mundial que marcó un antes y un después para la humanidad.

Defender la vida. No decidir sobre la vida de los demás. No comerciar con vida. Garantizar la libertad de esa vida.

Hoy llama la atención cómo, en nombre de un presunto derecho, se viola el básico, universal e innegociable. Nadie puede decidir sobre la vida de otro individuo. Nadie debería hacerlo, y mucho menos discutirlo desde una tribuna como si se tratara de un partido de fútbol, con fanatismos en las calles y banalizando al máximo nuestra condición humana.

Seguir Leyendo 

 

Por: Carlos Iannizzotto
MendozaPost